El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

domingo, 28 de agosto de 2016

The Color of the Chocolate (1941-2016)



No es un invento creado por Reina Reech, aunque podría. Ni siquiera es una creación de la empresa más famosa en explotar esa idea, pero sin embargo muchos creerán que sí es un invento de ellos. El comercializar chocolate en confites coloreados es una creación bastante antigua, y aunque parezca llamativo a primera vista, no le pertenece a la compañía más famosa en el mundo dedicada a vender de estos confites, M&M. La idea original viene de un producto inglés creado en el lejano 1882 llamado Smarties Chocolate Beans. La ocurrencia de vender chocolate recubierto con azúcar colorido fue una estrategia para poder comer chocolate todo el año, sin que se derritiera bajo ningún aspecto climático. Dichos chocolates confitados comenzaron a comercializarse internacionalmente en 1937 y desde ese año se les conoce como Smarties a secas (hoy aún existen y son propiedad de Nestlé). En esos años dos comerciantes de golosinas estadounidenses, Forrest Edwards Mars y R. Bruce Murrier compraron los derechos de fabricación en 1939 y los bautizaron M&M, nombre inspirado en sus iniciales. No pudieron usar el original nombre Smarties porque en USA ya había una golosina con ese nombre. Por ese simple hecho nació esta marca famosa mundialmente, y quienes más han innovado para seguir vendiendo más y más. Se produce el lanzamiento (y por lo tanto el nacimiento) ificial de estos confites en 1941, lo cual deriva en que este año cumplan 75 años en el mercado. Desde esos años iniciales desarrollaron unos personajes, confites atropomórficos, que cayeron muy bien en los consumidores y sobrevivieron hasta la actualidad con diferentes modificaciones. El confite rojo para la variedad clásica y el amarillo para la presentación con maní existieron desde sus inicios y se fueron aclimatando según los tiempos. Este año la compañía Mars, en homenaje a su 75 aniversario, lanzó una serie de envoltorios especiales con dichos personajes plasmados para cada década. Estos confites aparecían en cuanto aviso estuviera relacionado con el producto y fueron ganando amigos con el tiempo: hoy la barra oficial de personajes incluye un confite verde, otro marrón uno azul y otro naranja. Los juguetes y peluches con esos personajes no se hicieron esperar, y se consiguen en las tiendas M&M exclusivas de Estados unidos Es decir, que ya hay un personaje para cada color. Las publicidades con estos simpáticos personajes por todas las vías posibles ayudó a imponer estos confites como un símbolo más de la cultura norteamericana, junto con sus hamburguesas, sus bebidas cola, sus galletitas con chips de chocolate, sus malvadiscos  y tantos otros. No hay película estadounidense en donde tarde o teprano se haga referencia, más o menos implícita, a estos confites de colores con la “m” escrita en el medio en blanco, aunque en ese lejano 1941 su color era el negro. Tan famosos se volvieron que en 1981 se convirtieron en la primer golosina que llegó al espacio de la mano de la NASA. El tema de los colores parece trivial pero Mars siempre se lo tomó en serio: inicialmente sólo venían amarillos, rojos y marrones. Muchos años después aparecieron los naranjas y verdes. Durante los 70 y hasta los principios de los 80 el color rojo estuvo desaparecido por la idea popular de que era un compuesto tóxico, aunque sólo se trató de un rumor. En 1995 vino el más artificial de todos, el azul (elegido por una promoción con participación del público) y en 2002 iba a sumarse el color violeta luego de una votación popular similar a la del 95, pero todo quedó en nada. Los colores también pueden variar según situaciones especiales (por ejemplo Navidad, donde vienen sólo rojos y verdes) y por tiempo limitado se vieron muchos sabores especiales: sabor a torta de cumpleaños, café,  capuccino, con arroz inflado, crema de maní, de avellanas, con almendras, a mousse de frutilla, de cereza, de sandía, de calabaza, ácidos, mentolados, etc. Si en todo el mundo son tan famosos y queridos… por qué en Argentina no son tan populares? Eso se debe a una competencia inesperada, provocada por una empresa de golosinas familiar, igual a la Mars estadounidense: Arcor. Los cordobeses crearon en 1991 los Rocklets, confites de mismo sabor y colores pero diferente forma (de lenteja, no redondos), los cuales se volvieron tan populares que coparon el mercado con facilidad, a pesar de no tener ninguna inscripción encima. Confites más baratos y accesibles en cualquier punto del país… para qué optar por una opción más cara como los M&M? Gracias a ello, la marca estadounidense en el país siempre se vio como un producto pituco y de poca salida, no muy justificable de importarse. Sin embargo, durante un breve lapso a principios de los años 2000 M&M logró traer a la Argentina algo nuevo y que Rocklets aún no fabricaba: los M&M Minis, que venían con los tubitos de colores de la foto. Unos simpáticos tubos coloridos que quedaban con un fuerte y agradable olor a chocolate durante meses. Ya para 2005 aparecieron los Rocklets Mini, y los originales partieron rumbo a su casa nuevamente. Pero no por todo esto los M&M son desconocidos en estas tierras: es muy probable que la mayoría de la gente los ubique sin haberlos visto ni probado nunca. Ahí está la influencia de las películas, dibujitos y series! Sin embargo, que quede claro que no hay grandes diferencias con los M&M criollos. Ni siquiera en la idea de copiarle el concepto a otro. En eso Rocklet, con la premisa de “ladrón que le roba a otro ladrón”, sale bastante fortalecido. Sea la marca que sea, el chocolate siempre será bienvenido en la mayoría de los amantes de este tipo de productos… o no? Pero mejor si es industria nacional, y bastante más barato que los yanquis!





viernes, 26 de agosto de 2016

Turrísimos de temporada (1985)


Ya hemos comentado muchas veces en esta página muchas de las míticas marcas pertenecientes a la clásica Georgalos, aquella empresa cordobesa nacida en 1939 creadora de nombres importantes como Mantecol (aunque ya no sea de ellos), caramelos Capicúa, chocolates Tokke o los caramelos Flynn Paff. Pero nos estábamos olvidando de dedicarle una mención especial a un producto que aunque ya no se fabrique, su nombre sigue muy vigente en la mente de muchos: el turrón Namur. Este producto nació casi a la par de la creación de Georgalos, y fue durante décadas el sinónimo de turrón en la Argentina. Vemos en las imágenes dos publicidades de 1985 y 1986, época en la que Namur se encontraba en su máximo esplendor y marcando a fuego la infancia de muchos. Sumamos a la net nuevas-viejas publicidades, para enriquecer la historia de este turrón que está bastante escasa. Apenas puede encontrarse una publicidad donde aparece el turrón al lado de un balero, pero hubieron muchísimas más. Y todas ellas tuvieron un gran efecto en la población del momento, que no dudó en comprarlo. No sólo era un cuasi genérico del turrón de maní, sino que también tenía una gran cantidad de consumidores fijos todo el año, los insaciables que no se contentan con comer turrones sólo en épocas navideñas, que no es poco. Los avisos de Namur estaban siempre presentes en revistas infantiles tipo Billiken y Anteojito, mostrando niños juguetones y felices. El nombre de esta golosina estaba inspirada en una provincia belga, cuya capital también se llama Namur. Sin embargo, después de las décadas 70 y 80 de bonanza durante los años 90 Namur empezó a perder terreno frente a otras marcas que se empezaron a volver mucho más populares, como Arcor o Misky (los cuales terminaron siendo la misma empresa). Durante esos primeros años Namur intentó competirles renovándose y sacando al mercado nuevas variedades como los bocaditos bañados en chocolate (siempre con el maní como elemento fundamental), pero por más esfuerzo que hicieran el turrón de Arcor pasó  al frente y se convirtió en el genérico hasta el día de la fecha del turrón argentino, Este último turrón ha tenido la peculiar característica de aumentar constantemente sus ventas en los últimos años sin invertir un peso en publicidad, gracias a los nutricionistas que lo incorporan a la dieta como colación. Luego de una recuperación económica tras la venta del Mantecol, Georgalos de a poco empezó a reconstruirse y entre sus metas estaba la de devolver a Namur al mercado. Lamentablemente el mercado de los turrones ya estaba saturado, pero eso no impidió su retorno triunfante: aparte del clásico turrón (hoy sólo se puede conseguir en Navidad) aparecieron los huevos de pascua, garrapiñada y crocantes de maní Namur, pero el turrón que estaba todo el año presente todavía no. Con una tipografía bastante similar a la que se utilizaba en sus épocas de gloria, Namur está de regreso en el mercado pero lo ha hecho de manera muy silenciosa. Quedará en la actitud de cada uno probar suerte en buscarlo próximamente para ver si se asemeja al que se producía hace 30-40 años. Lo que sí queda definitivamente atrás es la infancia-juventud de todos aquellos que supieron consumir el turrón original durante los 70 y 80, esas e´pocas en las que supuestamente todo tenía mejor sabor que ahora.

jueves, 25 de agosto de 2016

United Colors of Gol (1996)


La vida no es siempre gris y de vez en cuando una idea muy extraña o desubicada para otros tiempos se vuelve un éxito en el momento indicado. En el mercado de los autos (casi como el de los zapatos) innovar con el color es algo arriesgado y en muchas partes del mundo es evitado de todas las maneras posibles, pero esto último justamente depende mucho de la cultura de un lugar. En 1994 en Alemania la empresa Volkswagen desarrolló una idea sumamente llamativa por donde se la viera y logró llevarla a cabo con resultados disímiles alrededor del mundo. Luego del éxito de haber lanzado al mercado el VW Polo III, se vieron tentados por sacar una edición especial que hasta el día de la fecha es muy recordada, y quien lo haya visto no se lo olvidó jamás. Se llamó VW Polo Arlequín y tenía una particularidad que nunca antes se había visto: era un auto multicolor, con las puertas, el techo y toda su carrocería con colores incontrastables entre sí. Esos colores combinables eran 4: Flash Rot, Ginstergelb, Chagallblau y Pistazie. En criollo, rojo flash, amarillo ginster, azul chagalí y verde pistacho. A simple vista parecía que existía sólo un modelo de este auto, pero en realidad, podían encargarse 4 combinaciones de los mismos 4 colores. Durante todo el 95 y el 96 este bizarro modelo superó ampliamente las expectativas y se volvió un modelo muy preciado y ostentado, tanto por el público general como por los coleccionistas. Pero el que se vio en Argentina y que muy pocos recuerdan llegó en 1996 y se llamaba Gol Top, y es el que vemos en la foto. Hacía tiempo que quería hablar sobre este auto, y por fin encontré un recorte publicitario sobre él. El aviso estaba muy destruido así que sólo recorté el auto, y para que no se viera tan vacía la imagen le coloqué unos cartones atrás, con la grandísima suerte de que al primer intento de escaneo quedaran así de simétricos y agradables a la vista, casi como si fuera a primera vista una publicidad real. Este cochecito tuvo una grandísima campaña publicitaria y muchas concesionarias lo tenían en sus mejores sitios de exhibición. Sin embargo, el paladar argentino resultó muy esquivo ante este auto, y al día de la fecha gran parte de los foros sobre automóviles o no tienen pésimos recuerdos sobre este auto y su tan extraño concepto. El exacerbado chauvinismo nacional hace a varios pensar que, al haber sido un fracaso en ventas en el país, con seguridad lo debe haber sido en el resto del mundo, pero no fue así. A más de 20 años del nacimiento de este auto, en otros mercados como el europeo y el de EEUU se convirtió en un modelo muy querido y que pegó fuerte. De las 1000 unidades de Polo Arlequín que inicialmente pensaron hacerse, se terminaron generando 3800. Mientras que los Gol Top que no pudieron superar las ventas en estas zonas fueron devueltas a Volkswagen que no tuvo mejor idea que repintarlos y convertirlos en los Gol Top Gun. Por aquellos años recuerdo haber visto varios circulando, pero luego de sus primeros años de fiebre no recuerdo haber visto nunca más uno. Me quedó la duda de si siguieron circulando repintados o si en realidad el que veía era siempre el mismo, y no varios. Como sea, cierta aprensión de ver un auto así con el tiempo se fueron ablandando y para 2014, cuando la camioneta multicolor de Google apareció sacando fotos por toda la Argentina para el proyecto Street View fue muy bien recibida recibida, y no recibió pedradas ni escupidas como el Gol Top de antaño. Mala suerte para Volkswagen que se le ocurrió hacerlo en esa época y no ahora, aunque esos colores ya estén ahora registrados implícitamente a Google. ¿Dónde habrán quedado los muchos niños que se ilusionaban de grandes con comprarse este tipo de auto que les caía tan simpático? Mientras lo averiguamos, nos quedamos contemplando esta imagen, un pequeño homenaje al auto más colorinche y risueño de los 90...

domingo, 21 de agosto de 2016

El Principio del Fin (2004)


Se están terminando los Juegos Olímpicos, snif snif. Se van unos juegos con la delegación argentina más grande de la historia y con un medallero que no se repetía desde Londres 1948. Cuando estaban finalizando los juegos de Atenas, ese día TyC Sports publicó este aviso de despedida.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Pequeños Grandes Peques (2006)


#Hace10añosentv Canal 9 sorprendía con un ciclo infantil importado desde la mismísima Patagonia. Llegaba la serie Los Peques, unos simpáticos personajes creados en 2002 y que para la época en la que llegaron a Buenos Aires ya empezaban a contar con mercandasing y hasta locales exlusivos en el interior. Momentos antes de la llegada de Viviana Canosa, estos seres amistosos y para nada terroríficos hacían de las suyas por contados minutos. Así como aparecieron los oficiales, también empezaron a brotar los extraoficiales: en San Juan encontré de casualidad esta veterinaria con el logo del programa y un Peque relativamente bien dibujado. Pasaron los años y estas criaturas panzonas y de voz finita terminaron en Paka Paka, mientras que otra Peque (proveniente de otra especie) también genera alegría a argentinos desde la televisión pero no desde la Patagonia sino desde Brasil.

domingo, 14 de agosto de 2016

Me Verás Volver (2016)


Este lunes 15 de agosto no será un feriado más: será una grandiosa oportunidad para volver a vivir una época de antaño gracias al regreso de Magic Kids vía Internet, luego de una exitosísima transmisión el 25 de mayo pasado. Esta vez la cosa va mucho más en serio, y se podrán ver varios estrenos de ciclos clásicos del canal. Este glorioso evento vuelve a ser organizado por los desarrolladores de la hazaña anterior (Clásicos en VHS, MDM Producciones y Atención 1234). En esta segunda oportunidad volvemos a acompañar esta proeza de héroes anónimos y les dejamos este peqeuño regalo: la foto de su perfil de Facebook, donde aparece la inconfundible estrella Magic, plagada de recortes encontrados en la revista de Directv Guía Digital publicada en esta página hace unos días. Sorprendentemente en su grilla de novedades de Enero de 2005 había una gran cantidad de menciones a ciclos de este canal, algunos verdaderamente memorables y otros casi condenados al olvido. Para saber si alguno de ellos estará presente en esta mítica transmisión, sólo deberán ingresar desde esta medianoche al link que aparece en el medio de la foto, y disfrutar este momento... mucha suerte y a Jugar con Hugo!

viernes, 12 de agosto de 2016

Cambiamos... por los chicos (2016)


El FPV trabajando con el Grupo Clarín? En San Juan sí es posible! Este viernes el Gobierno de San Juan apoya la Colecta de Un Sol Para los Chicos que se realiza en la provincia. Ya que la causa es la ayuda de los más pequeños, podría decirse que se trata de una causa que no debería teñirse de cuestionamientos políticos. Sin embargo, y para evitar las suspicacias y los malentendidos, en los afiches callejeros publicitarios no aparecen los logos de Canal 13 (reemplazado por el término "Artear") ni mucho menos el del diario Clarín, logos que sí aparecen en las publicidades televisivas por unos contados instantes...

jueves, 11 de agosto de 2016

The World is Mine (2005)

La televisión satelital hace rato dejó de ser una novedad que parecía del futuro. Hoy se trata de un servicio bastante más modesto que el de otras épocas y, al igual que el resto de los sistemas de cable vigentes, con una constante sangría de suscriptores que migran a Internet. Pero hubo una época, cada vez más lejana, en la que este tipo de televisión ofrecía una oferta realmente cautivadora y tentadora para la mayoría de los consumidores. Una muestra gráfica de los impactante que supo ser en la Argentina este tipo de sistemas puede observarse en la revista de suscriptores que Directv sabía ofrecer a sus usuarios. Dicha revista supo venir con la boleta del servicio durante muchísimos años pero hasta el día de la fecha, su nombre permaneció prácticamente en el anonimato cibernético. Hoy podemos decir que esa revista que Directv ofrecía recibía el nombre de "Guía Digital", y fue durante bastante tiempo una presentación muy moderna para ofrecer programación y promociones especiales. Supe coleccionar durante bastante tiempo gran parte de sus primeros números, pero lamentablemente dicha colección actualmente está perdida por ahí. Milagrosamente se logró encontrar un ejemplar suelto de este tipo de revistas, que es el publicado hoy. Pertenece al período Enero 2005, y si bien gran parte de su esplendor premium ya se había perdido, aún Directv era una opción valiosa en la oferta de tv por cable. La Guía Digital de Directv comenzó a salir aproximadamente en 1999, sufriendo algunos cambios en su diseño y adoptando el logo como el de la primera foto paroximadamente desde 2001. Todo en su presentación destilaba premium en ese momento: a diferencia del resto de las revistas de cable de la época, la Guía Digital venía en un papel súper grueso y satinado, desprendiendo un olor muy agradable a libro nuevo. Además, todo lo de color gris que puede verse en la primer foto, durante sus primeros años era de un gris metalizado que daba el aspecto de "raspadita", algo realmente muy atractivo a primera vista. Luego de 2002, esta revista perdió su calidad, y vino de bastante menor calidad, pero así y todo seguía siendo muy superior a las revistas de cable comunes, que pasaron a un papel de diario muy ordinario. Y qué ofrecía esta revistita al fin y al cabo? Primero tenía una página donde usualmente aparecían unas palabras editoriales de algún gerente, luego una página con alguna novedad (canal nuevo, transmisión exclusiva de algún evento, ganandores de algún concurso) y luego venía lo central y más importante: la lista de películas que podían ser alquiladas mediante el sistema PPV. Luego la revista podía abrirse como un desplegable y en su interior venían los eclécticos destacados de los canales más importantes del momento (Magic Kids, Utilísima, El Gourmet, The Film Zone, etc). La diversidad de canales era tan grande que era difícil no echarle una mirada. Cuando Directv Argentina pertenecía al Grupo Clarín, las señales de dicho grupo estaban siempre presente en los destacados, pero luego eso cambió. La siguiente hoja seguía hablando sobre películas, pero esta vez se hacía referencia a los estrenos de los canales premium: Cinecanal, Movie City, HBO y Cinemax. Dichas películas eran apenas un poco más antiguas que las que ofrecía el sistema Cine Club de Directv. La penúltima hoja solía ser la página de preguntas frecuentes (aprender a comprar películas sin usar el teléfono, programar el control remoto para que maneje la tv y una video, etc) pero también podía ser una simple página de publicidad. Y la más valiosa de todas era la contratapa: en dicho sitio aparecía la grilla de canales con el precio de los posibles packs que uno podía adquirir y las eternas aclaraciones en letra minúscula que pasaban inadvertidas por la mayoría. Esta última hoja era la misma que solía aparecer en los folletos de los centros de contratación del servicio, pero sin los números de cada canal. Como verán, la revista no tenía nada de entrevistas ni notas de interés general ni nada que otras revistas de cable usaban de relleno: pocas hojas con contenido que iba directo al hueso, algo que se agradecía realmente mucho. Esta Guía Digital supo llegar hasta 2010, cuando se achicó tremendamente de tamaño y pasó a ser una suerte de folletín, perdiendo el nombre que la caracterizaba desde fines de los 90. Y en el medio de su vida Directv mutó muchas veces: su logo adquirió brillo y aspecto vidrioso, reordenó 20 veces los números de canales, incorporó la modalidad Prepago, sumó la tecnología HD y el deco que permitía pasar en vivo y grabar en el mismo aparato. A su vez, muchas cosas fueron quedando en el camino: el fútbol codificado, cientos de canales fusionados o directamente cerrados, los decos del tamaño de un cartón de pizza, los juegos interactivos y los canales que tenían 24 horas de Expedición Robinson o Gran Hermano. Ni siquiera el slogan "El Mundo es Tuyo" siguió utilizándose. De todas formas, vale la pena recordar aquellos años donde ver tv vía satélite era algo increíble, su imagen era muy superior, su oferta de canales mucho mejor y la idea de estar viendo algo muy futurista estaba muy presente. Algo difícil de explicar para las nuevas generaciones criadas a Netflix y Youtube.

Tapa de Guía Digital de Enero de 2005. Se anunciaban algunos estrenos del momento junto con la llegada de un nuevo canal interactivo de juegos, los cuales inicialmente eran gratuitos y luego de volvieron pagos. 

Los estrenos PPV que Directv ofrecía ese mes. Toda una serie de títulos que hoy tienen su repetición número mil en cualquier canal de cable, pero por aquél entonces era difícil verlas por otro medio que no fuera los "oficiales". Los canales de cine inicialmente presentaban una película distinta detrás de otra, pero luego incorporaron la modalidad "Cine Todo el Día": existían canales que sólo transmitían esa película una y otra vez. Sólo las cintas más importantes y difundidas tenían esa ventaja.

Más películas, pero pertenecientes a las señales premium de cine. Movie City pasó a mejor vida, Cinecanal y Cinemax se volvieron señales "del básico" y sólo HBO conservó su lugar de privilegio de señal VIP.

Además de una típica publicidad de algún evento exclusivo, arriba de todo vemos un aviso de una nueva señal, la segunda, dedicada a juegos interactivos en Directv. Estos rudimentarios juegos podian jugarse directamente con el control remoto, y solía haber un recambio mensualmente. Fueron la gran novedad durante los años 2003 y 2004. Sólo uno era totalmente gratuito: el backgammon. En la actualidad cualquier juego de celular tiene más dinamismo y mejores gráficos que los que se ofrecían por satélite. 

Y finalmente, la imagen más importante: la que se tenía siempre a mano para poder saber la ubicación de los canales (la última reubicación y que sigue existiendo hasta hoy data de 2009). Además de los canales ya extintos a montones (Magic Kids, Utilísima, Jetix, Locomotion, Fashion tv, Cl@se, TyC Max, People + Arts, Retro, etc) aparecen precios realmente de otro planeta. Tener la grilla más poderosa y cara costaba menos de 200 pesos. Otro dato no menor son todos los logos diferentes de Directv que aparecían abajo: es uno de los últimos vestigios de la organización de los canales exclusivos de la empresa. A mediados de ese 2005 (calentando motores para la llegada del Mundial del año siguiente) todos cambiarían su denominación junto con el logo de Directv que pasaría a ser mitad celeste y mitad azul. Ya nada quedaba de los exclusivos 90.

martes, 9 de agosto de 2016

Cuestión de Odor (1958)


Los caminos que toman las multinacionales para seguir comercializando o no una marca suelen ser bastante inentendibles para el común de la gente. Las razones por la cual una marca exitosa en otras épocas desaparece y vuelve a verse muchos años después suele ser un misterio. En estos días dimos con una marca que estaba enterrada en el archivo de productos de higiene hace bastante tiempo, e increíblemente y sin ninguna publicidad ha vuelto al ruedo como si nada hubiera pasado. Increíblemente la marca desodorante Odorono puede volver a conseguirse, ahora bajo el ala de Rexona. Es probable que quienes lean esto no se hayan percatado de este regreso silencioso, o directamente ni siquiera saben que alguna vez existió la marca Odorono. Aquí tenemos una publicidad de 1958 que avala su existencia; por aquellos años era un producto unisex bastante anunciado en revistas "para la mujer" de la época, como Maribel. Algo que hoy podría considerarse un talco era anunciado como un "polvo antisudoral"... qué manera rebuscada de decir "desodorante"! sin embargo, este talco no era el único producto Odorono que se vio en el país: también vendieron aerosoles y cremas con el mismo objetivo desodorante. Para la época del aviso, Odorono se trataba de una marca muy bien reconocida en el mundo: había nacido en Cincinatti, EEUU, en 1901 y aunque sea un nombre que para la mayoría no signifique nada, fue esta empresa en 1919 la creadora de un concepto publicitario muy viegente hasta el día de la fecha: fueron los primeros que publicitaron un producto desodorante para las axilas femeninas. Previo a esa fecha, nunca antes había hecho esto. Las agresivas campañas que hicieron con esta idea le acercaron a las mujeres de esos tiempos un problema que estaba totalmente silenciado en el mundo comercial, y dicha cualidad convirtió a Odorono en una marca de éxito casi instantáneo. El origen de la palabra Odorono también es un gran logro de marketing: en inglés resulta similar a decir Odor-oh-no! (Odor? oh no!), es decir que la propia marca te está diciendo que con ella nunca vas a volver a tener mal olor mientras la uses. A pesar de estos interesantes datos, sus grandes logros marketineros se vieron opacados por un hecho no menor: su composición, hecha principalmente a base de cloruro de aluminio, generaba irritación en la piel y también manchaba la ropa. A mediados de los años 40, nuevas composiciones y fómulas empezaron a subsanar esta gran contraindicación y Odorono comenzó lentamente a perder el terreno que había ganado tan abruptamente. Por aquellos años la marca pasó a pertenecer a  Chesebrough Manufacturing Company, una empresa estadounidense famosa por ser la dueña de Pond's desde 1955. En los años siguientes, Odorono también comercializaría desodorantes a bolilla (roll-on) y en formato stick. Y además, un hecho artístico muy curioso involucraría a esta marca a fines de los 60: una canción de la mítica banda inglesa The Who pasaría a llamarse Odorono. Una canción que forma parte de un disco conceptual que tenía como objeto sonar como una radio pirata inglesa, plagada de comerciales de la época, y Odorono fue una de las privilegiadas para representar ese momento. Unilever compraría Chesebrough-Pond's en 1987 y desde entonces las probabilidades de ver un producto Odorono se volvieron más complicadas, ya que como ocurre siempre son los nombres pertenecientes a la empresa grande compradora las que prevalecen en el mercado sobre los nombres de la empresa chica comprada. A pesar de tener tantas en contra, hubo una cualidad de este producto que quedó impregnado en sus eventuales consumidores: que era un producto de muy buena calidad, realmente mejor que las marcas desodorantes más famosas. Y durante bastante tiempo la cosa quedaba sólo en eso, en recuerdos. Pero los años pasaron e increíblemente para muchos Odorono volvió a comercializarse estos últimos tiempos y ahora puede conseguirse como crema desodorante. Es cierto que no se trata de la presentación más cómoda para utilizar, pero increíblemente el Odorono de la nueva era conserva su cualidad de antaño: su innegable calidad y verdadera función desodorante. Según la propia empresa fabricante, Odorono es capar de cumplir su función desodorante (junto con el plus antitranspirante que brinda Rexona) durante 3 días ininterrupidos. Es decir que durante tres días uno puede seguir oliendo con el perfume de esta crema. No se sabe si esto es tan literalmente cierto, pero lo que si es comprobable es que su olor muy agradable efectivamente dura bastante tiempo en la piel. Seguramente para quienes quieran probar el nuevo Odorono les va a costar encontrarlo, ya que suele ser apilado en las partes menos visibles de las góndolas de desodorantes, pero aún así es un producto del que no se vana  arrepentir de comprar. Y que será algo que las personas que más sufren con la transpiración agradecerán con crecesEso sí, la razón del regreso de una marca tan antigua al mercado sigue siendo desconocida...

lunes, 8 de agosto de 2016

Más bueno que el Quaker

La avena es un alimento antiquísimo e increíblemente sigue bastante presente en la dieta mundial actual. Y el hecho de que siga siendo considerado un alimento bastante vigente en el mundo es una propiedad realizada casi en exclusiva por Quaker, la compañía estadounidense que ya lleva 115 largos años de vida. Obviamente esta condición ha sido mantenida no sólo por haber vendido avena en tantos años: hace rato que Quaker es una multinacional dedicada a muchos otros tipos de productos y que es un eslabón más de otra corporación aún mayor: Pepsico. De todos modos su imagen de empresa buenuda dedicada al trabajo noble, paciente y silencioso para la obtención de la avena se ha mantenido prácticamente intacta. En 1901 se produjo el nacimiento de la empresa (Quaker Oats), tras la fusión de 4 grandes cerealeras de Estados Unidos de aquél momento: Quaker Mill Company, Cedar Rapids, German Mills American Oatmeal Company y Rob Lewis & Co. American Oats. Todas dedicadas principalmente a la comercialización de productos con avena pero como puede verse, el nombre Quaker ya estaba presente en una de esas compañías, la cual había nacido en 1877. Dicha empresa era la más importante de todas: ya tenía una marca muy bien impuesta en el mercado y, aún más importante, ellos fueron los creadores de la imagen corporativa del cuáquero, tan famosa hoy como por aquél entonces. Dicho hombre no es nadie en especial sino una simple figura genérica, aunque eso no quita que en sus primeros años tuviera el pseudónimo de Larry. Igualmente vale la pena aclarar que se encuentra inspirado en William Penn, un filósofo del siglo XVII que era un verdadero cuáquero. Así y todo, el personaje siguió hasta hoy y con el mérito de haber sido la primer marca registrada de EEUU para un cereal. Además, el espíritu pacifista religioso que originalmente tenían los cuáqueros fue transmitido totalmente a los productos de la marca. También esta empresa fue la primera cerealera en la historia en publicitar en un medio gráfico (en 1882) así como también fueron los primeros en introducir la caja individual de cereales (en 1885). Otro logro marketinero de ellos fue anunciar su marca en 1890 ofreciendo vajilla como regalo de la compra de sus productos. Una vez ya establecidos bajo el nombre de Quaker Oats siguieron cosechando hitos: fueron los primeros en presentar empaques con recetas al dorso (algo tan común hoy en día) y revolucionaron el concepto de publicidad al contratar un tren para que recorriera todo el país norteamericano regalando muestras de sus productos, bajo la inédita medida de media onza. A medida que fue transcurriendo el siglo XX, la diversificación de sus artículos fue cada vez mayor y ya no sólo fabricaban cereales de desayuno sino que fueron capaces de producir golosinas, bebidas, snacks y hasta supieron meterse en el mercado de los juguetes. Dentro de sus grandes hitos en esos años se encuentra el haber adquirido la compañía de juguetes Fisher Price en 1969 y haber producido la película de Charlie y la Fábrica de Chocolate de los 70 para producir golosinas como merchandasing, obviamente. Incluso llegaron a estar metidos sólo durante 1 año en el mercado de los videojuegos, formando parte de US Games (empresa dedicada a producir juegos para Atari) en 1982. Un año más tarde, mientras se abrian de ese mercado, ingresarían a uno mucho más rentable: compraron Stokely-Van Camp, una compañía estadounidense creadora del Gatorade. También desde 1988 y hasta 1997 fueron dueños del té helado Snapple. Este crecimiento sostenido sería tan importante que desde 2001 Quaker forma parte de Pepsico, luego del interés de dicha empresa de ingresar al mercado de las bebidas isotónicas, y se terminaron quedando no sólo con Quaker sino con la empresa entera. Desde entonces los intereses nobles de la avena van de la mano con las no tan saludables gaseosas. Y dentro de los hechos importantes en nuestro país podemos citar aquél curioso litigio que la empresa le inició a un grupo de dibujantes creadores del libro Lápiz Japonés en 1994 por supuesta infracción a la ley de marcas (su polémica cubierta lo tenía al cuáquero) y que en 2011 Pepsico se quedaba con la compañía sanjuanina de galletitas Dilexis, y en dicha planta pasarían a producirse una de las últimas novedades de Quaker: su línea de galletitas saludables dulces y saladas: de agua, de salvado, con miel, con avena, con pasas, con trozos de manzana o frutilla, etc. Nos encontramos con un futuro muy promisorio para esta compañía, aunque lamentablemente sus productos ya no son tan saludables como la avena creada hace 115. Sin embargo, su imagen pacifista y naif seguirá presente por muchos años más.

En la Argentina la comercialización de los productos Quaker data de hace tiempo. Aquí vemos una publicidad de los Quaker Oats (la tradicional lata de avena) de 1953 donde, como no podía ser de otra forma, se describe lo saludable que es alimentar a la familia con este tipo de productos. El cuáquero de la lata era la forma inconfundible para no pifiarle a la marca. 


Llegamos a 1989, años mucho más estresantes y vertiginosos: ahora comer el mismo producto que en los años 50 tenía una nueva propiedad acorde a esos tiempos: ayudar a combatir el colesterol. Además se sugiere una gran cantidad de ideas para meter este producto ya no tan habitual en la mesa argentina. Y para alguna tarea escolar, Quaker te regalaba una pequeña pero bastante completa infografía sobre lo que era el salvado de avena.


1995: la diversificación de artículos durante los años previos a la compra de Pepsico llegó hasta los frutos de mar: aquí vemos una publicidad argentina de Coqueiro, marca de enlatados brasilera que terminó en manos del señor de la avena y que durante un breve lapso se comercializó en el país. La estrategia para anunciar en ese momento también respondía a un tema caliente de esa época: la matanza indiscriminada de delfines.


De aquí y de allá:en la actualidad Quaker se metió con bastante éxito en el mercado de las galletitas saludables: arriba tenemos un envase de 2015 de galletas de avena con frutos rojos procedente México, país donde Pepsico es dueña de Gamesa. Mientras tanto en la Argentina son dueños de Dilexis, y aquí producen galletitas como las de la foto: rellenas con yogurt de frutilla. Para publicitar estas últimas, la campaña internacional de Quaker tiene a Sofía Vergara, pero también han sabido recurrir a artistas argentinos para publicitar sus productos, como Magui Bravi, Miss Bolivia, David Bolzoni y hasta el nadador Federico Grabich.

sábado, 6 de agosto de 2016

El Gran Juego Olímpico de las Marcas

El espíritu olímpico está en el aire! Aprovechamos este gran momento de euforia para repasar algunos avisos de juegos pasados. Semejante evento de trascendencia mundial jamás es ignorado por las marcas del mundo y en distintas épocas supieron difundirse aprovechándose de la situación, para bien o para mal. Aquí les traemos algunos ejemplos de los juegos olímpicos de los últimos años...

Montreal '76: Después de las escalofriantes olimpíadas de Múnich, estos juegos organizados por esta ciudad canandiense fueron los que continuaron la tradición. Se eligió esta sede por considerarla un terreno neutral entre los otros candidatos: Los Ángeles (USA) Y Moscú (URSS). Una ciudad que ya había sido rechazada en varias oportunidades previas pero a pesar de su buena predisposición (facilidad para arreglar protestas de los obreros constructores de las obras, colectas para financiación) resultaron unos juegos extremadamente caros y causaron grandes cantidades de pérdidas. Fueron tan costosas que las deudas que contrajo Montreal recién fueron saldadas en 2006, cuando finalizó un impuesto especial que se le había colocado a los cigarrillos. En los primeros meses de ese poco feliz 1976, comenzaron a aparecer estas publicidades gráficas anunciando que ya se podían adquirir los carteles olímpicos oficiales (por no decir "pósters"). Sorprende la excesiva solemnidad para la venta de este tipo de artículos muy valiosos para los coleccionistas, pero justamente el espíritu canadiense era así. Entre los dibujos se dichos carteles aparece el castor Amik, la poco recordada mascota de dichos juegos.

Moscú '80: Los JJOO se mudan a la fría Unión Soviética y los rusos tratan de demostrar a toda costa que la imagen que se veía de ellos en películas y dibujos animados era mentira. Una minuciosa planificación trató de evitar las pérdidas que habían ocurrido en los juegos anteriores, pero todos los balances cerraron mal a causa de un inesperado hecho: el boicot coccidental que ocasionó que EEUU y sus países aliados (Argentina incluída) no participaran. Así y todo, los juegos de Moscú generaron un buen recuerdo para la memoria colectiva: muy atractivas ceremonias de apertura y cierre y la creación del oso Misha, la primer mascota olímpica que goza de gran popularidad (y merchandasing, obviamente) incluso hasta la actualidad. Justamente en esta publicidad de 1979 de Coca Cola aparece el simpático oso. El álbum para esos Juegos Olímpicos propuesto por la principal gaseosa estadounidense no ofrecía premio por llenarlo. Sin embargo, un álbum con figuritas que venían en chapitas de gaseosas de por sí puede considerarse un premio excepcional, y más aún visto a la distancia. Coca Cola repitió esta estrategia en varios eventos deportivos de esa década.

Los Ángeles '84: Si algo caracterizó a los Juegos Olímpicos fueron su tremenda apertura a cualquier país o ideología. De la Unión Soviética como sede anterior, los juegos hacen un giro de 180 grados y terminan en el medio de Estados Unidos. No les fue difícil ser elegidos como candidatos, ya que fueron los únicos que se presentaron. Los soviéticos devuelven el favor de 4 años antes y no se presentan a competir, pero a pesar de ello estos juegos fueron los que, hasta la actualidad, más ganancia han producido. En el país del capitalismo, Los Ángeles encontró total financiación en empresas privadas. Por ende, fueron unos juegos muy explotados desde lo comercial. Aquí tenemos un gran ejemplo: hacer un aviso de una máquina de escribir colgándose del espíritu olímpico! Aún estas máquinas dominaban el mundo oficinista, pero poco a poco empezaba la amenaza de las computadoras. El modelo exhibido en la publicidad se la estaba viendo venir, y entre sus ventajas ofrecía la posibilidad de ser compatible con una PC.

Es bastante conocido el blef que tuvo Mac Donald's durante Los Ángeles 84: ofrecer tarjetas con sus productos. Si ganaba un atleta estadounidense, ellos te regalaban comida (una hamburguesa por cada medalla dorada, una gaseosa por cada medalla plateada y unas papas por cada bronce). Dichas tarjetas-raspaditas estaban arregladas para la mayoría de los eventos donde ganaban los soviéticos, pero el inesperado boicot provocó grandes pérdidas a la compañía, aunque nunca peligró su estabilidad. Dicho fracaso publicitario tuvo hasta su correlación con un episodio de Los Simpsons. Y para bajar las hamburguesas que la gente recibía de regalo... qué mejor que salir a correr con unas Converse, las zapatillas oficiales de los juegos de Los Ángeles! Nuevamente, un modelo de calzado que hoy puede pasar perfectamente como "diseño actual".

Seúl '88: Las Olimpíadas se mudan a Corea del Sur, luego de haber intentado sin éxito que ambas Coreas organizaran el evento juntas. Sin embargo, para que Seúl pudiera ser la sede, Corea del Sur debió convocar a eleccionas, ya que en el momento de la selección estaba bajo una dictadura. Los fantasmas de la Guerra Fría ya empiezan a ceder, y afortunadamente los juegos no sufren ningún boicot de ningún tipo. Además, estos juegos empiezan a ser cada vez más seguidos por espectadores en todo el mundo: la tv a color ya empezaba a ser un objeto habitual en muchos hogares. Y en un país oriental, donde la tecnología siempre es de punta, qué mejor que empezar a tener sponsors de artículos electrónicos: hace su paso por este paseo nostálgico la marca Philips, describiendo para su modelo Trendset 28 la nuevísima prestación "Picture in Pincture": la posibilidad de ver dos canales al mismo tiempo. La tecnología también llegaba al mundo de la medicina olímpica, y las pruebas antidoping se aquí en más siempre serían una noticia de interés pública. El futuro ya estaba aquí, aunque hoy nos resulte más pasado que otra cosa.

Antes de la llegada de Seúl '88, el rendimiento argentino en los JJOO venía siendo bastante malo: en ninguna de las dos emisiones anteriores se obtuvo medalla alguna. Pero para estos juegos, sí lograron obtenerse de plata y bronce, y sumar además la delegación más numerosa hasta el momento. Era la época también donde Gabriela Sabatini, además de ser la abanderada de la delegación nacional, ganaba una medalla de plata luego de perder dignamente contra Steffi Graf. Por primera vez el tenis argentino obtiene un premio de este tipo, junto con el vóley que obtiene el bronce. Algunos de los principales deportes que Argentina ostentaba en ese momento pueden verse en estos sobres de Encotel, donde además asoma el hocico el tigre Hodori, la mascota de dichos juegos. A simple vista parecía una versión naif del tigre Tony de Zucaritas, pero en realidad representaba un animal tradicional del folclore y las leyendas coreanas. El tigre era macho, y supo tener su equivalente femenino, la tigresa Hosuni.

Barcelona '92: llegan los Juegos Olímpicos tan recordados por la canción creada por Freddie Mercury junto con Montserrat Caballé. Uno de los juegos donde más se representó el espíritu de la competencia y la amistad entre países, junto con una muy buena organización de la ciudad elegida. El clima mundial reinante de supuesta pacificación luego de la caída del Muro de Berlín ayudó mucho a este evento. e rompió el récord de países participantes, justamente por la cantidad de nuevas naciones que aparecieron tras la desaparición de la Unión Soviética. Además, fue un poroto más que pudo sumar la administración española de ese entonces, junto con la celebración número 500 del "Descubrimiento" de América. Es típico de las olimpíadas lanzar una gran cantidad de productos conmemorativos. En este caso encontramos esta publicidad de Banco Galicia, donde ofrece monedas acuñadas en España especialmente para los juegos. Este tipo de monedas y sellos especiales constituyeron un importante porcentaje de la financiación que se precisaba. El logo de esos JJOO se ve en primer plano, junto con la palabra "pesetas", un término que le faltaban unos pocos años para jubilarse definitivamente. Mientras tanto, el rendimiento olímpico argentino fue tan malo que inclusive atletas llegaron a la sede olímíca y se enteraron que no los habían anotado...

En esta publicidad española de 1992 encontramos a Cobi, la mascota de los juegos de Barcelona, denominada así en homenaje al Comité Olímpico Organizador de Barcelona). Este perro de diseño cubista tuvo gran aceptación en su momento, y se lo vio muy seguido en publicidades y promociones. Hasta tuvo su propia serie de televisión!  Tenía como mejor amiga a Petra, una niña sin brazos que era la mascota de los Juegos Paralímpicos. A tono con la juventud de la época, Cobi fue un perro fanfarrón que entre sus grandes intereses figuraba escuchar música en casettes Sony. La marca de cintas además regalaba a quien quisiera un póster con todos los deportes que practicaba Cobi, como los que se ven en la imagen. ¿Cómo caería ahora un personaje orientado a los niños que incentiva la piratería y juega que hace pesas y tiro olímpico con bebidas alcohólicas? 

Atlanta '96: otra vez Estados Unidos se queda con un Juego Olímpico en tan pocos años. Dos años antes habían organizado el Mundial de Fútbol, increíblemente en el país que menos le interesaba ese deporte. Dichos juegos no tuvieron el glamour y mística que los de Barcelona, tuvieron excesivos gastos marketineros y hasta sufrieron un atentado terrorista. Todo un contexto que dejaba mucho que desear, teniendo en cuenta que eran los Juegos del Centenario (hacía 100 años que comenzaban los Juegos Modernos y con regularidad como los conocemos ahora). La espina que le quedó a Atenas por no haberlos podido organizar en ese entonces pudo ser subsanada por la organización de los JJOO de 2004. Volviendo al 96, muchos productos conmemorativos fueron lanzados en ese tiempo. Aquí tenemos uno de ellos, ya publicado en esta página hace unos años: una campera con el logo oficial de Atlanta '96. Los colores de USA, obviamente estaban presentes en todos lados. Algo de saturación se debe haber generado, ya que luego de estos juegos nunca más Estados Unidos fue la sede de un evento de estas características. Algo positivo que sí quedó: la canción oficial, hecha por Gloria Estefan y la participación de Carlos Espínola, en vela.

Un capítulo aparte merece la polémica mascota de Atlanta '96: el pobre personaje Izzy nunca contó con un total apoyo ni aceptación, y hasta el fin de sus días se lo vio poco dentro de los eventos principales. Fue la primer mascota creada por computadora, y la primera que tuvo su propio videojuego, además de tener su show televisivo. Sin embargo, a pesar de ponerle mucha onda Izzy, una especie de renacuajo, pasó sin pena ni gloria y se volvió un fracaso comercial. Otro blef olímpico que también tendría su correspondiente capítulo de Los Simpsons. Y mientras todo esto ocurría, en nuestro país podíamos coleccionar los alegres y coloridos tazos de Coca Cola con la figura de Izzy. 

Antes de seguir con este viaje olímpico, nos vemos en la obligación de hacer una parada especial: no podemos olvidarnos del bizarro intento de que para 2004 la sede de dichos juegos fuera Buenos Aires. El presidente de ese entonces se entusiasmó mucho con esa posibilidad a fines de los 90, pero finalmente todo quedó en la nada absoluta. La Ciudad ni siquiera estuvo entre las favoritas. De nada sirvió haber organizado los Juegos Panamericanos de 1995 o haber sido la Argentina uno de los países fundadores del Comité Olímpico Internacional. Antes que ello se supiera, la revista Anteojito arengaba la pasibilidad que ello ocurriera, y en este recorte encontramos el clima que se vivía en las semanas previas a dicha votación, en aquél septiembre de 1997.

Sidney 2000: por fin comenzaba el Nuevo Milenio (o al menos estaba cerca de comenzar) y los JJOO tocaban por primera vez territorio en Oceanía. Pasan a la historia nacional deportiva nombres como Karina Massotta, Luciana Aymar, Jorgelina Rimoldi, Soledad García  o Cachito Vigil: habían nacido Las Leonas. Por primera vez la comisión organizadora rompe con la rutina tradicional de uno o como mucho dos mascotas olímpicas, y se la juega por tres: Olly (un martín pescador), Millie (un puerco espín) y Syd (un ornitorrinco). Nuevamente se vislumbraba un espíritu optimista y eufórico producto de la sensación de que el cambio de cifra en el calendario significaría la llegada de un mundo mejor. Al poco tiempo se comprobó que el nuevo mundo era muy parecido al viejo: se comprobó que el equipo de básquet español paralímpico en realidad no estaba conformado por discapacitados y quedó en duda si Sidney había sido elegida limpiamente, ya que trascendió que algunos votos trataron de ser comprados. Estas situaciones no arruinaron del todo el espíritu olímpico de esos años, y los juegos se desarrollaron con bastante normalidad. En esta tapa de una Disney Explora de la época, las tres mascotas.

El artículo principal de esa Disney Explora del 2000 mostraba a grandes rasgos lo que ya se conocía sobre el evento del año: mascotas, estadios y sedes ya establecidas. Incluso publicaron algunos dibujos que niños australianos habían hecho para un concurso donde debía mostrarse el espíritu de fraternidad entre los países. Un dato de color: ya que nombramos a Disney, es de destacar que ellos realizaron la mascota de Los Ángeles 1984: el águila Sam. Sidney sería demás el primer juego olímpico que comenzaría a transmitir Canal 7 casi en exclusividad.

Atenas 2004: por fin las olimpiadas regresaban a su lugar de origen. Estos juegos estuvieron cargados de historia y nostalgia, algo que les facilitó la temática de las ceremonias de apertura y cierre: la mitología griega iba de cajón, y así fue. Todo en estos juegos estaba lleno de simbología centenaria, por ejemplo con los laureles que se le colocaban a los atletas ganadores en el podio. Buenos Aires, la antigua sede candidata, por supuesto que lo miró por tv. La crisis económica, social y política vivida unos pocos años antes hizo entender que ese sueño era realmente muy lejano, y que por supuesto Grecia jamás pasaría por una cosa similar. En esta tapa de Clarín Deportivo de 2004, se asoman las mascotas de dichos juegos: Athena y Phevos. Pero además, en su interior nos encontramos con los principales logos de los equipos nacionales, gracias a esta publicidad de Visa. 

Los juegos de Atenas son inolvidables para la Argentina: por primera vez desde 1952 se volvía a obtener medallas doradas: una en fútbol y otra, casi sorpresivamente, en básquet. Todas obtenidas el mismo día, junto con el bronce en vela, conformando así probablemente el día más importante en la historia del deporte nacional. Las empresas locales y extranjeras no fueron ajenas a semejante hazaña y como nunca estuvieron bien encima de cada atleta. Se respiraba un clima de victoria, como si fuera un Mundial. Si en la foto anterior vimos a Visa, aquí a la izquierda tenemos a Master Card, con su histórica campaña que siempre finalizaba con la frase "hay cosas que el dinero no puede comprar... para todo lo demás existe Master Card". Increíblemente un tour por Grecia postaba lo mismo que hoy puede valer un abono de celular. A mano derecha, la contrapartida de una empresa nacional: Topper, agradeciéndole el esfuerzo a los basquetbolistas, en nombre de todo el pueblo argentino. 

Beijing 2008: Llega la polémica sede China a la historia de los Juegos Olímpicos. La situación de dicho país tiñió de politización todo su evento, y fue el tema de debate todos los días, junto con las victorias o derrotas argentinas. Los noticieros mechaban entre la oro del fútbol y el ciclismo (y el bronce de judo!) con la represión a activistas que pedían por la liberación del Tíbet. Otra vez un juego olímpico como pantalla para promocionar un régimen. Para ganarse la sede, Beijing debió cumplir estrictas normas para reducir su contaminación ambiental, y lo lograron con creces. Un evento sumamente caro, ostentoso y complejo: para muchos las mejores ceremonias de apertura y cierre de la historia fueron las chinas. No contentos con las 3 mascotas de Sidney, en Bejing hubieron 5. los Fuwa. En esta publicidad de 2008 de Telecom dedicada a los juegos olímpicos podemos dilucidar el contexto de ese momento: el muy buen rendimiento del equipo nacional posicionó al jefe de misión olímpica de ese entonces (Gerardo Werthein, hombre de Telecom) a ser el presidente del Comité Olímpico Argentino en 2009. Otro símbolo de esos tiempos: la ahora cabalística transmisión de canal 7 de dichos juegos le ganó el Martín Fierro a Fútbol de Primera.

Mc Donalds, uno de los principales sponsors de los juegos de Beijing. Este recorte fue obtenido de uno de los individuales que tenían en sus locales. Además, podías conseguir unos vasos de clores de vidrio con imágenes deportivas. Otra estrategia marketinera famosa de ese entonces fue la de Coca Cola: durante el período de Beijing 2008, sus botellas tuvieron una etiqueta con la marca escrita en chino.

Londres 2012: la nueva sede económica mundial quiere demostrar su poderío al mundo, luego de haber desplazado a New York como centro financiero luego del atentado a las Torres Gemelas de 2001. Durante 4 años muchos se preguntaron cómo harían los ingleses para superar la espectacularidad mostrada en las ceremonias de Beijing. Esa incógnita se resolvió fácil: los organizadores apelaron a la típica cultura inglesa estereotipada que todos conocemos y con mucha música de ese país se ganaron el corazón de la mayoría: Freddie Mercury, Beatles, Oasis, Pet Shop Boys, Goerge Michael, The Who, One Direction, Madness, Annie Lennox, Fatboy Slim, Spice Girls y muchísimos más. Por aquél entonces una multinacional empezaba a abandonar su situación de anonimato y empezaba a auspiciar eventos con nombre y apellido: Procter & Gamble, ahora más conocida como P&G, se convirtieron en el sponsor oficial de los juegos. Manu Ginóbili, ya convertido en un mito olímpico, aparecía como la cara de la empresa en Argentina, 

Habrá alguien que haya decidido ponerse el cable para ver estas olimpíadas? No lo sabemos, pero para Rio 2016 Supercanal hizo el intento y con esta publicidad incentiva a adquirir el sistema con el atractivo del HD gratuito. Un complemento visual que acompaña a todos los eventos deportivos internacionales desde el mundial de Corea-Japón, pero que recién se vio en el país con fuerza desde Alemania 2006. 

Y llegamos a la actualidad: el mundo del 2016 incorpora un elemento que para su sede anterior, en 2012, aún estaba verde en su implementación: las redes sociales. Desde esa vía, numerosas empresas constantemente anuncian imágenes relacionadas a los juegos. Aquí reunimos algunas de ellas: aparece nuevamente P&G y también Villavicencio, Powerade, Falabella y hasta Tulipán...

viernes, 5 de agosto de 2016

My name is Rio (1993)


Empieza Rio 2016! Y para todos aquellos interesados en llamar a sus familiares o amigos que se encuentren ahora en el Brasil, pueden utilizar el sistema Brasil Directo de Embratel, una compañí que en el momento de esta publicidad (1993) era estatal pero fue privatizada en 1998 y actualmente forma parte de Telmex...

miércoles, 3 de agosto de 2016

Un Banco de Avanzada (1974)


Increíble! En 1974 el Banco Nación ya tenía pantallas táctiles para sus trámites en Comercio Exterior...

Burbujas de recuerdo


Por cosas que aún no están del todo bien dilucidadas, existen marcas que con el correr de los años terminan teniendo un gran afecto por parte de los consumidores. En el mundo de los medicamentos de venta libre dicha condición es algo importantísimo, ya que ayuda a relacionar al comprador con la marca en un momento no muy agradable: nadie compra un medicamento porque se siente bien, y por lo tanto hay que sopesar que muchas veces la gente vaya a comprarlos de mala gana, por obligación. En esa situación de "productos angelados" encontramos al antiácido efervescente Uvasal, uno de los líderes del segmento. Si nos referimos a marcas de medicamentos nacionales bastante queridas por los argentinos, es casi inevitable hablar también del Geniol, y es que justamente existe una historia muy familiar entre éstas dos marcas. Ambos productos tienen un mismo creador: estamos hablando de Francisco Martín Suarez Zabala, un farmacéutico que se volvió multimillonario con sus creaciones y dueño, junto con el perfumista Dubarry, de los míticos laboratorios Suarry. Tanto Geniol como Uvasal fueron patentados durante la década del 20, y desde entonces le alivian los problemas a gran cantidad de consumidores criollos. La palabra compuesta Uvasal está formada por Uva (en referencia al vino, es decir al malestar estomacal producido por la resaca) y Sal, ya que justamente es un medicamento hecho a base de sales efervescentes. Si se ponen a prestar atención en las publicidades de los años 40 y 50 de ambas marcas, verán que la tipografía es bastante similar. En la primer foto vemos un multicolor cartel publicitario de vía pública de fines de los años 40, donde se puede observar que aún no se popularizaba el término "antiácido" y en su lugar aparecía el mucho más atractivo título de "refrescante estomacal". Otro hecho histórico uniría ambas marcas: las dos comparten el hito de haber sido las primeras publicitadas en televisión, el 18 de octubre de 1951: primero Geniol como un "PNT" dentro del primer noticiero lanzado en la Argentina (locutado por Daniel Luro, de Radio Belgrano) y al término de dicho informativo una placa mostró el nombre de Uvasal y se describió el producto de una manera que aún era muy radial. La lucha con las multinacionales extranjeras siempre es desigual, y en 1955 Suarez Zabala se cansa de competir contra Bayer y vende su empresa a Glaxo Smith Kline (GSK), propietaria hasta el día de la fecha de Uvasal. Esta nueva propietaria cuidó bastante la marca e hizo que hasta el día de la fecha Uvasal siga siendo un nombre muy importante en el mercado de los antiácidos nacionales junto con Alikal, otra marca que también le pertenece GSK. Tan importante es la penetración de estos dos antiácidos en el país que otras marcas extranjeras líderes como Alka Seltzer nunca pudieron imponerse con fuerza. La segunda publicidad nos transporta a 1986, año en el que, tal cual afirma el aviso, Uvasal no sólo pasa a venderse en su clásico sobrecito sino que adopta el formato en botella plástica, algo evidentemente muy moderno para la época. Ya empieza a visualizarse otro logotipo, que a pesar de no ser el actual es de los más recordados: las letras en rojo y una uva blanca dentro de un cuadrado azul. Este diseño perduró hasta aproximadamente 1994, cuando las letras rojas se volvieron más redondeadas y gordas. Igualmente todo esto ya pasó a la historia: actualmente el logo de Uvasal son letras celestes y azules, rodeadas de burbujas. Se lo consigue sabor natural, limón y naranja, aunque hubieron épocas en las que se vendieron variedades sabor guaraná y también frutas tropicales. La presentación en botellita también mutó, y se convirtió en una botella petisa de boca bien ancha. Además, sigue manteniéndose vigente gracias a campañas publicitarias bien vistosas. La última que sacaron seguramente la deben tener bien presente: aquella donde un pollo asado gigante le pelea a un tipo en un restaurant. Una marca que a pesar de su antigüedad sigue manteniéndose (justamente) "fresca" para el público a pesar de que ya casi se cumplen 100 años de su existencia. En otra oportunidad nos vamos a meter más a fondo con la historia del Geniol...

lunes, 1 de agosto de 2016

Chicos al Ataque (2000)


Comenzó Agosto, el mes del niño! Y en el Gran Libro de las Marcas ya lo empezamos a festejar con esta promo llena de prometedoras empresas del año 2000 como Uol o Sacoa...

domingo, 31 de julio de 2016

Go Go Power Pokemons!

La actual fiebre por el juego Pokemon Go sirve de excusa para recordar una época en donde también podían capturarse estos monstruos de bolsillo, pero a la manera "analógica": en la primera explosión que generó este anime (entre fines de los 90 y principios del 2000) los productos y promociones referidas a esta serie fueron muchísimas. Como siempre suele suceder, los productos originales son bastante costosos, para lo cual no todos podían tener las cartas oficiales Pokemon ni mucho menos el juego original, que por aquél entonces sólo podía conseguirse para las consolas de Nintendo. La gente de Bagley consiguió una manera mucho más austera para que los fanáticos argentinos pudieran tener sus pokemones favoritos en su casa y de paso hacer un gran negocio para ellos: en los primeros meses del año 2000 lanzaron una muy recordada promoción con sus tradicionales galletitas, donde todas las marcas participantes (donde también podían visualizarse productos extintos como las Panchitas, la Surtido Bagley sólo para Chicos -famosa por traer trucos de magia-, las Familiares Bagley -hoy sólo conocidas como "Salvado Bagley", ya que desaparecieron otras variedades como agua o soja- y las Sonrisas Frutales) traían figuritas adentro, las cuales obviamente eran coleccionables. Comprando los packs más grandes de galletitas uno podía encontrar una serie de pósters que contenían los sitios para colocar las figuritas, una por cada Pokemon. Hasta ahí fue la parte más recordada de dicha promoción, pero ella incluía también una gran cantidad de premios: remeras, mochilas, muy adorables peluches y hasta ganarse la mismísima consola Nintendo 64 (cuándo habrán dejado de venderlas en Musimundo?). Para hacer todo eso había que buscar el pókedex (una pequeña cartita con acetato rojo) para develar los premios, ocultos en las figuritas. Por aquellos mismos años también La Serenísima lanzó en sus potes de postre Serenito una serie de tazos sobre la serie, pero las figuritas de Bagley, junto con los tazos de Pepsico, fueron las promociones más recordadas de este período. La fiebre Pokemon parecía no tener fin: de ser un simple programa estrenado en Magic Kids había logrado concretar "el pase del año" y terminar en Cartoon Network (su "casa" oficial desde 1999), además de dos películas; una en el 99 y otra en el 2000. Fue tal la vinculación entre Cartoon Network que hasta el día de la fecha se siguen emitiendo pro la misma señal, y pocos recuerdan haber visto el programa en otros sitios, por ejemplo los fines de semana en "Azul Toons", un programa de Azul Televisión. Tal cual dijimos, la promo de Bagley fue un éxito y eso los envalentonó a realizar una misma promoción con Digimon, la otra serie japonesa del momento, pero ésta última no es tan recordada. Como ya habíamos comentado antes, las "tolas" de Pepsico fueron la verdadera promoción más acertada de dicha serie, pero esa es otra historia. Volviendo a Pokemon, en pleno 2001 y con la llegada de aún más pokemones a la serie, Bagley lanza su segundo éxito en este terreno: la Gran Batalla Pokemon, otra promoción pero en lugar de figuritas que se quedaban adheridas a un póster éstas se pegaban sobre mini-cartas troquelables (que también se conseguían en los packs más grandes de galletitas), las cuales obviamente servían para jugar. Bien coloridas y vistosas, muchos niños tuvieron su pequeño mazo y no necesitaron ni pensar siquiera en tener las cartas originales de la serie: en tiempos de crisis, Bagley había conseguido el reemplazo perfecto y a "precios populares". Dichas cartas podían intercambiarse en batallas y, en el peor de los casos, rellenarse con figuritas repetidas. Hubieron casos de chicos que sólo compraban los paquetes por las figuritas, mientras que el resto del contenido del paquete se lo regalaban a algún compañero. Llegamos al año 2002 y la fiebre Pokeon, luego de casi un lustro, empezó a apagarse levemente. Ya no hubieron masivas promociones de ninguna índole y, si bien la serie siguió lanzando temporadas y pokemones a borbotones, ya no fueron acompañadas de grandes estrategias marketineras. Nos encontramos con un nuevo período de efervescencia pero en aparente silencio, sin la compañía de empresas que busquen réditos con la licencia. La actual generación de chicos está viviendo una adrenalina similar a la época en la que ellos apenas existían, pero difícilmente puedan entender la emoción que supo ser comprar un postrecito, un paquete de papas fritas o unas galletitas dulces esperando encontrar a tu pokemon preferido. Y ni hablar de la sensación de encontrar en la calle un paquete tirado con la figurita adentro...

Marcas participantes de la primer promo de Pokemon de Bagley, La denominada "Surtido Bagley sólo para chicos" también traía tazos con borde plástico que brillaban en la oscuridad.

Foto de los pósters que venían en los packs más grandes de Pokemon, junto con premios que hasta el día de hoy pueden resultar muy valiosos.

Las mini.cartas de la segunda promoción de Bagley, de 2001. Aquí ya los pokemones habían ampliado su número, pero las marcas participantes eran las mismas. Metido entre tantas cartas aparece el pókedex de la primer promoción.

Algunos de los tazos de Serenito (la mayoría con pokemones en exactamente la misma pose que en los productos Bagley) y en el medio el Pókedex dado vuelta. Ese cartoncito del mismo color que un lente 3D podía decirte si ganabas algo o no. Y debajo, las verdaderas cartas oficiales, coleccionables sólo para elegidos. 

Una yapa, también para un público selecto. Una publicidad de 2001 con uno de los tantos juegos que Nintendo sacó para esta franquicia, tan redituable como la actualidad, aunque el dispositivo para poder jugar con ellos se redujo considerablemente de tamaño y peso...

miércoles, 27 de julio de 2016

TV empelotada (2006)


#Hace10añosentv  Telefe exhibía orgulloso que hasta el mes anterior, junio, a base de repeticiones y pocos estrenos continuaba primero en el podio del rating sin problemas, a pesar de los grandes cambios que tanto el 13 como el 9 trataron de hacer en sus grillas para lograr algo de audiencia. En aquél momento hicieron uso de un término nuevo, el "minuto a minuto", inaugurado a principios de ese año y que era justamente el elemento que desde su perspectiva le daba ganador al 13. Para dejar aún más en claro quién era el contundente ganador, publicaron en un mismo aviso todos los ratings de la década hasta ese momento. Puede verse de esa forma todos los vaivenes por lo cual pasaron los canales en ese entonces (la caída de Telefe ante la llegada a Suar al 13 en 2002, la llegada de Hadad al 9 también en 2002, la pelea por el segundo puesto entre el 9 y el 13 en 2005, múltiples administraciones distintas del 7, etc), sin que se produjeran cambios en el podio anual. El año completo se pasaron publicitando cada mes una nueva victoria. Lamentablemente, en los años siguientes Telefe se las vio bastante más complicadas que en aquél 2006: a fines de 2007 y principios de 2008 Canal 13 logra estar primero unos pocos meses, casi logra arrebatarle el primer puesto en 2009 por apenas una décima y lo logra de una vez durante 2010 y 2011. Ante estos hirientes últimos hechos, Telefe apeló a otras maneras de publicitarse pero nunca más sacó planillas comparando años, meses o siquiera días...