El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

jueves, 20 de julio de 2017

Ser o no Ser… amigos (2012)


“¿Existe la amistad entre el hombre y la mujer?” es la típica consigna de programas radiales y televisivos de aire y cable desde hace décadas. Sin embargo, no parece ser un tema muy explotado durante el período comercial del Día del Amigo: usualmente para estas épocas afloran avisos sobre amistad masculina y femenina, pero bien separados un género del otro. Increíblemente pudimos dar con esta publicidad que explota ese abandonado terreno: un aviso de Ser de 2012, promocionando un spa con su nombre. Este spa, que aparentemente era el único de Latinoamérica con normas IRAM, en realidad no regalaba mucho. Si uno pagaba por un plan denominado “Ser Sonrisa” cada participante recibía de regalo un aceite corporal Revlon. Sin dudas, una idea distinta en el mundo del Día del Amigo, que usualmente suele ser anunciado en otros contextos, totalmente alejados de un calmo y tranquilo spa urbano…

miércoles, 19 de julio de 2017

La oveja negra del kiosco


Son incontables las marcas que saben tener su propio ejército de seguidores autoconvocados que luchan para que su golosina favorita vuelva a circulación o bien que su suministro en los kioscos esté asegurado. Pero de alguna manera es un mérito tener una grandísima cantidad de gente que en lugar de querer su regreso, quiere la retirada de una golosina que detestan profundamente y lo dicen cada vez que pueden. Ése ha sido el curioso destino de aquél caramelo denominado Media Hora: hace décadas que circula en el mercado pero pareciera ser que hay más gente que lo repudia que simpatizantes. Se trata de una golosina verdaderamente antigua: según el libro “Uribelarrea, un pueblo de puertas abiertas”, en dicha localidad del barrio de Chacarita el inmigrante asturiano don Rufino Meara fundó una fábrica de golosinas aproximadamente en 1952. El caramelo media hora era la estrella de dicha fábrica, pero también se producían otras variedades de golosinas sabor leche e inclusive supo producirse leche condensada. Este mismo Rufino Meara también fue el creador de los alfajores Gran Casino de Mar del Plata, junto a su socio Zacarías López. El origen del sabor del caramelo es un enigma: por qué a estos artesanos de la golosina se les ocurrió crear un producto sabor a anetol es algo que se desconoce. El anetol es el principal componente del aceite de anís, para lo cual de ahí viene su etimología. También es un extracto presente en el hinojo y fuera del mundo de la golosina se le encontraron ciertas características terapéuticas como digestivo y como componente para fabricar hormonas femeninas. Increíblemente con el correr de los años ha conservado ese ambiguo sabor, entre amargo y adictivo, que genera a más de uno un leve adormecimiento de la boca. Y de un enigma pasamos a otro aún mayor: ¿exactamente por qué se llaman “Media Hora”? Hay dos teorías: la más afianzada indica que era el tiempo teórico que duraba dicho caramelo en la boca, fenómeno que ha generado desafíos en Internet con gente cronometrando a ver si se llega a dicho tiempo, no lográndolo en ningún caso. La otra teoría, no tan difundida, anuncia que en la mítica fábrica “Rufino Meara Sociedad Anónima Comercial, Industrial, Financiera y Agropecuaria SACIFA”  media hora antes de su cierre se limpiaban las máquinas: los restos de golosinas que allí se formaban eran la materia prima del caramelo en cuestión al día siguiente. Sea esto cierto o no, la cuestión es que estos caramelos trascendieron la fábrica de Don Rufino (que cerró en 1984) gracias a pasar a las manos de Stani, quienes a partir de allí continuaron con su irrenunciable producción. Stani a su vez luego sería vendida durante los 90 al grupo multinacional formado por Cadbury y Adams, para luego terminar fusionándose con Kraft Foods y dando origen a Mondelez International. Este gigantesco monstruo de las golosinas (propietario también de Terrabusi, Canale, Royal y Oreo) ha decidido volver a fabricar los Media Hora, los cuales habían desaparecido en los últimos tiempos. Así llegamos a los envoltorios de la foto: inmutables en su diseño clásico, pero con el sello de Mondelez a los costados impreso por primera vez. No sólo es famoso en la Argentina sino también en Chile, donde la licencia para su producción la tiene Arcor, generando envases muy diferentes pero con su sabor tan especial igual de intacto que siempre, lo mismo que sus queridos enemigos que siguen fracasando en su campaña para que desaparezca de la faz de la Tierra. No lo lograrán: el Media Hora, "el del relojito", tiene sus silenciosos e introvertidos adeptos que disfrutan como siempre ese sabor amargo, melancólico y que genera sensaciones encontradas. Un caramelo con sabor a tango. Un caramelo así no puede dejar de estar representando el ser argentino…  

martes, 18 de julio de 2017

En la Salud y en la Soledad (1998)


Este lunes el canal Volver generó un hecho histórico: por primera vez comenzó a repetir el ciclo humorístico El Palacio de la Risa, de Antonio Gasalla. Este programa fue la continuación de “El Mundo de Antonio Gasalla” (ATC) y “Gasalla ‘91” (Telefe), con algunos años en la emisora estatal y otros en Canal 13. Obviamente los que se repiten de lunes a viernes son estos últimos. Pero además de un muy buen programa de humor Gasalla era muy bueno a la hora de hacer publicidades. Por ejemplo, en los 80 hizo el comercial del juguete Cilibol, en los 90 participó de la campaña de Telefónica de Argentina y en 2011, personificado como la Abuela, hizo un aviso para Arnet Play. Pero también en 1998 (cuando su programa se emitía por Canal 9) hizo este aviso para Provincia Salud personificado como Soledad Dolores Solari, uno de los personajes creados especialmente para tv. Probablemente gastar un programa que originariamente era semanal todos los días no es algo que al cómico le debe haber gustado mucho (bueno, en realidad no le gustan muchas cosas fácilmente) pero es algo que sin dudas le va a fascinar a su prolífico ejército de seguidores de todos los tiempos, que prolijamente han atesorado fragmentos de su programa por la web. Así que para todos estos usuarios ya tienen algo nuevo para grabar: la repetición de El Palacio de la Risa (una parodia a otra marca famosa, El Palacio de la Pizza) por Volver, protagonizado por Antonio Gasalla. Alguien que además de actuar muy bien puede publicitar juguetes, teléfonos o hasta una cadena de supermercados uruguaya… pero no lo llamen nunca para hacer una publicidad de Cablevisión! Porque la última vez que los nombró siendo jurado de Showmatch no los hizo quedar para nada bien… 

lunes, 17 de julio de 2017

Por siempre amigos (2015)

Por fin Telefe y El Trece emitieron su tan promocionado spot del día del amigo, en el que por primera vez ambos canales iban a aparecer juntos, representados por sus máximas figuras: Susana y Marcelo, respectivamente. A todos les pareció una idea muy original e innovadora, aunque en mi caso se pareció más a un deja vu, porque se asemejó a una publicación de esta página de 2015...

(La imagen del video fue tomada de la cuenta de Brian LP)

domingo, 16 de julio de 2017

Lysofobia a los gérmenes (1954)


“Para llegar más alto hay que saber cómo cambiar algunas cosas, sin llegar a modificar la esencia principal”: algo de eso le sucedió a la marca del día: a Lysoform lo conocemos como un desinfectante en aerosol que mata el dichoso 99,9 % de virus, hongos y bacterias: no hay otro producto que no haya logrado superar en popularidad. Sin embargo, muy poca gente sabe que esta marca es sumamente antigua e inicialmente comenzó produciendo talco, jabones y colonias, sumando luego un antiséptico y desde ese concepto se fue volviendo el desinfectante actual. Para comenzar, se puede decir que Lysoform es un apellido alemán, y también el nombre de una fábrica que se inauguró en Argentina a principios de los años 20. Su fuerte principal era la denominada cosmética infantil, para lo cual era habitual encontrar muchos bebés en sus avisos gráficos. Pero como podemos ver en nuestra primera imagen, que es de 1954, también era muy conocido su antiséptico, el cual ya dejaba ver el amor que esta marca tenía por los sitios infectados. En 1968 esta compañía es comprada por Johnson and Son, y de a poco se dedican a modificar los artículos que fabricaba: en 1970 lanzan el dichoso aerosol desinfectante, hoy considerado el “producto madre” de Lysoform, pero no generó en su momento una gran expectativa y rápidamente pasó al olvido. De esas épocas saltamos a 1998, año en el que Jhonson relanza la marca y se vuelve un éxito hasta el día de la fecha, tanto en el país como en el resto del mundo. Obviamente lo que triunfa en el mundo no es la marca argentina, sino la fórmula antibacterial que en otros sitios tiene otros nombres: existen los desinfectantes Fantastik, Windex, Lifeguard y Oust, por ejemplo, que también son de Johnson y también comparten el slogan del 99,9% mortal. Lysoform es el nombre que tiene este producto sólo en Argentina, Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay. Por esta razón es que puede existir en España una compañía dedicada a la fabricación de productos desinfectantes y también llamarse Lysoform y no tener ninguna vinculación con la firma de Johnson. Además, el Lysoform español nació 10 años antes que el Lysoform argentino. Tampoco hay relación con la marca Lysol, que aunque suene parecida pertenece a Recckit Benckiser. Con el éxito de la marca como desodorante se fueron sumando luego otras presentaciones, como el “Toque” para baños, el limpiador líquido (con sus respectivas recargas económicas), la canasta líquida para inodoros y hasta la variedad que se coloca en los aparatitos con sensor de movimiento, que se accionan solos. El “olor Lysoform” pasó a ser la fragancia original, a la que se le fueron sumando los aromas cítrico, lavanda, bebé, aire de montaña y floral. Podría decirse que se trata de una marca con una muy buena imagen, con aromas que resultan agradables y que inspiran cierta seguridad, aunque esto no significa que hayan estado exentos de polémicas: como el tamaño de las hamburguesas de Mc Donald’s, siempre estuvo en tela de juicio si la frase de su slogan (sobre el 99 y pico) era verídica o no. En realidad se trata de una frase marketinera que trata de ser lo más sincera posible sobre cómo funciona el producto en sí. Es una manera elegante de decir que son casi infalibles, pero en lugar de poner el muy difícil de creer 100% prefieren decir 99,9%. Además, entre el bendito número y la palabra “mata”, en el medio aparecen las poco recordadas palabras “en un”… es decir que Lysoform puede llegar a matar alrededor del 99,9% de gérmenes, pero también puede que no. Es por eso que este slogan puede sonar a verso, pero lamentablemente no está faltando a la verdad y no hay nada de ilegal o engañoso en utilizarlo. La publicidad del lado derecho es de 2011, y ya corresponde a su actual período de éxito, bien lejos de sus épocas sepia donde se dedicaba a comercializar productos para bebés, pero el destino le deparaba darle alegría a muchos obsesivos de los gérmenes…

viernes, 14 de julio de 2017

1000 chocolates, 1 color (2010)



Comenzaron utilizando ese color lila tan característico debido a que en su Suiza natal abundaban las casas de chocolate artesanales y ya estaba gastado prácticamente el arcoíris completo en los envoltorios de todos ellos. Colores bien estrambóticos como el de ellos aún no era ocupado, así que pasó a ser su identidad más recordada desde entonces. Desde su nacimiento en 1901, Milka (Milch & Kakao, o sea leche y cacao) se ganó su lugar en este saturado universo chocolatero y cada temporada trata de vendernos algo de alegría en sus envases tan difíciles de ignorar. Varias presentaciones de este chocolate ahora perteneciente a Mondelez ya fueron publicadas aquí (como el Nussini o el Lila Pause, los bocaditos con una cabeza de vaca gigante, la versión ochentosa mezclada con Suchard o su versión helado de los 90, por citar algunas), pero ahora aprovechamos de sumar algunas más: en la primera foto, lamentablemente no son comestibles. Se trata de decoración de un kiosco de la Cuidad de Buenos Aires en 2010: una barra de Milka gigante encima del nombre del local que enloquece a cualquiera. Para imponer más la marca aún, a un costado del mismo negocio se había construido una especie de campiña, donde una vaca idéntica a la de los avisos saluda a los consumidores. Vaya uno a saber si era algo realmente construido por la gente de Milka o un lindo rebusque del kiosquero en cuestión. En la segunda imagen vemos el Milka-Like, una idea que se desarrolló en 2015 que no era otra cosa que intentar modernizar sus clásicos mensajes de cariño y amistad que a veces aparecen en sus envoltorios: la idea resultó simpática a medias y hoy por hoy los chocolates Milka siguen teniendo sus tradicionales dedicatorias tipo “te quiero”, “sos mi mejor amiga/o”, etc. Y por último dejamos el Milka Oreo tipo plancha, traído de Austria. Históricamente este tipo de chocolates eran de lo más Premium posible, así que baratos no eran. Sin embargo, en Falabella se les fue la mano con considerarlo algo de alta gama… que se terminó convirtiendo en un regalo que se daba con las compras de la tarjeta CMR.

jueves, 13 de julio de 2017

Las elegidas por los grandes (1997)


El mercado argentino de galletitas es bien conservador: hace décadas que marcas como Criollitas, Express, Serranitas, Granix o Traviata dominan el mercado cómodas. Si hoy sería difícil tratar de meter una nueva marca, imagínense hace 20 años. En los 90 estaban las Doraditas de Lía, unas galletitas que parecían Criollitas pero con los bordes masticados. En el año 1997 las relanzaron y para ganarse el mercado de una buena vez, qué mejor que darte a conocer por recomendación de otros exitosos: dicen que la “cuña” para tener éxito es infalible. De esta forma, se creó este ingenioso aviso donde marcas encubiertas de otras empresas parecían darle el visto bueno a estas Doraditas: podemos ver los envoltorios inconfundibles del fiambre Tres Cruces, la mayonesa Hellman’s, la margarina Manterina, la mermelada Campagnola, el dulce de batata Arcor, el “quesito” Adler, el untable Mendicrim y las aceitunas Nucete. La marca del último es sin dudas un chiste interno: “Jamón Díaz”… algún hincha de boca le habrá querido hacer un chiste a Ramón? Quién sabe, tal vez fue casualidad. A pesar de tanto ingenio y un buen rebusque para hacer digitalmente todo parecido a los originales, las Doraditas siguieron en su apacible anonimato y forma parte del extenso catálogo de productos que no se sabe cuándo dejaron de venir, pero tampoco es algo que inquiete a nadie. En ese mismo 1997 Lía pasó a manos de Arcor y progresivamente (sobre todo después de la crisis de 2001) redujo su catálogo de manera alarmante, llegando al día de la fecha con productos que sobran los dedos de una mano para contarlos. Un pequeño recuerdo para las Doraditas Lía, que a pesar de decir que iban con todo no fueron con el paladar del consumidor y de un día para el otro se hicieron agua…

miércoles, 12 de julio de 2017

El Chocotrucho


Este envoltorio es de un chocolate blanco (muy rico) marca Georgalos. Este tipo de chocolate históricamente se lo ha acusado de no ser un verdadero chocolate sino una mezcla de grasas animales azucaradas: un plagio del verdadero chocolate. Paradojas del destino, la golosina está acompañada por un dibujo de Gaturro. Este tipo de personaje históricamente se lo ha acusado de no ser una verdadera creación de su mentor Nik sino una mezcla de grasas animales animadas: un plagio de los verdaderos Quino y Jim Davis, el creador de Garfield...

martes, 11 de julio de 2017

Flavia está de cumple (2003)


Feliz cumpleaños Flavia! Mientras que en este aniversario lo que la mayoría recuerde son sus programas infantiles, aquí publicamos una publicidad de 2003 de aquél magazine hecho por ella y con nombre homónimo que se veía por las tardes de Canal 9. Con una tribuna como si fuera un talk show de los 90, con retoques de vanidad a lo Susana y con el logo del programa inspirado en la revista Elle, este ciclo tuvo un muy buen rendimiento pero sólo duró una temporada…

(esta publicación también es un pequeño homenaje a Gabu Herrera, un asiduo comentarista del blog que varias veces supo declarar que su ídola máxima era Flavia y que hoy probablemente se encuentre exultante…)

Aparecimos en el Twitter de la mismísima Flavia...


lunes, 10 de julio de 2017

Otra vez Knor! (1980)


Alguna vez existió “la sopa que sopapea a todas las sopas”, pero en la práctica aquella sopa Luchetti duró poquísimo tiempo en el mercado. La que realmente le sopapeó el negocio tanto a ella como a Maggi y desde hace décadas es la sopa Knorr, la cual a lo largo del tiempo tuvo millones de variedades y sabores especiales. En esta publicidad de 1980 aparecen varios productos “nuevos” importados con orgullo o criollos para la temporada invernal: aparecen los ya clásicos sobrecitos de sopa para taza (denominados Quick Soup, muy suizos) y también las sopas crema y las salsas deshidratadas, pero lo llamativo son aquellos productos que hirvieron sin dejar huella. Está el rebozador, el caldo de pescado, las sopas “de granja”, las sopas Marinera y Parmentier, las variedades especiales europeas, pero lo que sin dudas más llamativo es son esos tarritos de especias combinadas para carne y ensaladas… qué tal habrán sabido? Preguntas y datos que no le deben interesar para nada a Mafalda…

domingo, 9 de julio de 2017

Monos y Goles (1978)


Se vienen las vacaciones de invierno, y para la Billiken de 1978 llega no solo su típico contenido educativo sino también de regalo adjunta un Soplagol para que se pueda jugar como el mono relojero sin necesidad de tener que salir a la calle a comprar un chupetín con el mismo artilugio...

sábado, 8 de julio de 2017

Experience 1992


Que Netflix ni que Netflix! Este fin de semana me entrego a disfrutar una “Home Theater Experience” con este flamante proyector Pioneer Bi Norma… con un Video Laser de regalo!!! Encima con sonido Stereo Surround, 99 canales CATV y Picture in Picture… bien valen sus 5575 dólares! Sino también pueden quedarse con el estéreo o el equipo completo con 3 cd’s y casette deck… juntos no llegan a los 900 pesos! Ventajas tecnológicas y monetarias para los que vivimos en 1992…

viernes, 7 de julio de 2017

Marcas en tu piel (2013)

En 2013 la revista Para Ti cumplió 91 años y para ese particular aniversario lanzó una edición extraordinaria de muchísimas páginas llenas de colecciones de moda y maquillaje, junto a alguna que otra nota sobre tantos años de la publicación. Entre tanto halago y auto bombo también aparecían las salutaciones por parte de los anunciantes. Particularmente hubo un grupo de ellos que decidió saludar a la revista de una manera muy llamativa: todas juntas hicieron una vaquita y elaboraron un especial que mezclaba el maquillaje de varias modelos mezcladas con alguna obra de arte clásica. Una idea mucho más fina que un body painting completo: apenas ciertas partes de los rostros de bellas y flaquísimas señoritas. De esta forma, las firmas L'oreal, Dior, Lancome, Givenchy, Natura, Chanel, Maybelline NY, Max Factor, Revlon y Avon presentaron la nota “Bellas Artes” y no sólo quedaron bien con Para Ti sino que ayudaron a fijar sus marcas por medio de esta gran producción de “make up”, pinturas y por supuesto muchos negocios…











jueves, 6 de julio de 2017

Ahora 4


Se nos pasó volando, pero increíblemente llegamos a cumplir 4 años de vida. En esta imagen ya podemos empezar a ver la historia que esta página va empezando a tener: en esta especie de libro virtual podemos ver algunos de los distintos logos que se supieron tener. El actual y el primero que se utilizó en aquél cada vez más lejano 6 de junio de 2013, además del que quedó como portada en Blogger y el que cuenta con el autógrafo de Gaby Royfe, la conductora de A Jugar con Hugo. Porque a fin de cuentas El Gran Libro de las Marcas también se convirtió en una marca del Internet, con millones de datos e imágenes que fueron a parar a los rincones más curiosos de la red, y esperamos seguirlo haciendo. Por más cosas retro. Por más material inédito. Por más golosinas retro. Por más tv y radio de antaño. Por más aportes de nuestros lectores. Por más historias de marcas emblemáticas. Por más jabones, bebidas, dentífricos, juguetes, aerolíneas, perfumes y tantas cosas que han pasado por estos lados. Por más publicidades y envoltorios nuevos y viejos. Por más nostalgia y originalidad. Por más seguidores en Twitter y vistas en Youtube. Por más comentaristas que nos ayuden a reconstruir los pasos de algún producto, como vienen haciendo desde siempre. Por más marcas para todos ustedes… Salud y felices 4 años para todos! (sin olvidar tampoco que se cumplen 15 años desde que se comenzó a recopilar material de manera tradicional…)

Un momento de vanidad: el día que aparecimos entre las publicaciones de Resiste un Archivo (vía Twitter)

El día que desde Twitter creían que éramos un libro literal, cosa por ahora imposible. Pero quién dice más adelante...

miércoles, 5 de julio de 2017

Una rosa muy sabrosa (2017)

Que esta semana de la Dulzura no te agarre sin algo bueno para regalar. En nuestro caso, les regalamos esta hermosa caja de Cadbury Roses, unos bombones surtidos traídos de Nueva Zelanda pero fabricados en Australia. Fueron creados en 1938 en Inglaterra y su nombre deriva en que todos ellos tienen un envoltorio que simulaba ser una rosa de diferente color (y sabor) pero con el paso de los años el diseño industrial que avasalló al artesanal permitió que cada bombón tenga la formita de una rosa, como debe ser. Clásicamente solían haber 14 bombones diferentes, pero con el paso de los años quedaron solamente 10 tipos. Son un típico regalo navideño de cortesía inglés, así como también suele ser el regalo ideal para días de las madres. Presenta un subproducto especial, llamado "Cadbury Roses Pots Of Joy Strawberry Dream", que no es otra cosa que pequeños potecitos de crema saborizados con frutillay chocolate, similar a un Danette que mezcle esos dos sabores... ¿El gusto? muy ricos obviamente... pero nada del otro mundo, a pesar de que literalmente se fabricaron allí. No le ganan a unos buenos chocolates hechos en el país...


martes, 4 de julio de 2017

Un trago de suerte y fortuna (1975)


Felicitamos al flamante ganador del Loto, quien en las últimas horas ha llegado a hacerse de más de 500 millones de pesos. A ese héroe anónimo o lo invitamos a brindar con este licor de oro Bols de 1975. Tenemos la certeza que será alguien que de aquí en más va a poder tomarlo con muchísima frecuencia…

lunes, 3 de julio de 2017

Rocío Fritanga (1988)


Hay tantas marcas que la mayoría no las podemos retener en nuestra cabeza, pero obviamente existen muchas más de las que nosotros recordamos. En el mundo de los aceites se pueden nombrar muchísimas firmas, pero no cualquiera se va a acordar y va a terminar diciendo el nombre Fritolim. Esta marca no suele ser conocida para la mayoría de la gente, y en parte esto se debe al consumidor casi exclusivo al que desde hace rato está dirigido. Es un aceite en aerosol, una idea muy moderna para otras épocas pero que nunca logró originariamente reemplazar al aceite tradicional. En la imagen tenemos un envoltorio del Fritolim tradicional, proveniente del año 1988. Se lo ve un poco chamuscado pero ha logrado sobrevivir bastante bien al paso de los años. Originariamente se le dice “rocío oleico” pero claramente este título coqueto no se logró imponer y en su lugar se le dice simplemente aceite en aerosol. Se lo suele considerar una opción más saludable para cocinar comidas, aunque en tantos años de su existencia nunca logró despejar dudas de mucha gente que prefiere no consumirlo: porque le despierta dudas y también porque no suele ser económico. Sin embargo, su ventaja real de evitar que las comidas se peguen al horno lo convierte en un aliado ideal de quienes quieren consumir la menor cantidad de grasas posible. También es una buena herramienta utilizada por la cocina gastronómica, además de ser libre de gluten. Otras características como ser un mayor rendimiento entre una lata y comprar el aceite tradicional, ya depende de cómo se lo use, es más relativo. Existen otras marcas en el mercado (sobre todo marcas de supermercados o las mismas de los otros aceites líderes) pero gracias a la publicidad que supo tener hace muchos años el nombre Fritolim se volvió el genérico de su área. El de la imagen ochentera era Fritolim a secas, pero desde 2001 pertenece a Molinos Río de la Plata y esto le permitió fusionarse con la marca estrella de aceites de esa empresa: Cocinero. Desde entonces ambos logos están presentes en el aerosol e inclusive supieron lanzarse nuevas variedades, como una con sabor manteca que era ideal para repostería. La idea de tener aceite en aerosol es de Leon Rubin, quien patentó su creación en 1957 y la comenzó a comercializar en 1959. Así nació la marca más conocida mundialmente: PAM. Luego de que caducara la patente de esta tal PAM en 1974, comenzaron a aflorar otras fórmulas similares, como Mazola o Crisco, un aceite desarrollado por P&G. Desde esa época Fritolim trató de ser una alternativa para la cocina: su logo y diseño de la lata fueron una copia bastante fiel al original estadounidense. Es muy probable que no se vuelva a ver otra publicidad de este aerosol como en las épocas de antaño y que mucha gente que quiera seguir una vida saludable ni siquiera lo conozca, pero el Fritolim Cocinero de seguro va a seguir existiendo para recordarles que es la marca más famosa, antigua y prestigiosa de esa área en la Argentina. Y por favor a no prenderle fuego con un encendedor ni metérselo en la boca a ver qué gusto tiene y mucho menos confundirlo con un desodorante de ambientes, porque las consecuencias pueden ser para nada beneficiosas para la salud… excepto cuando la calidad no es la que parece y uno se termina quejando por Internet de manera graciosa… la risa siempre dicen que es muy saludable!

domingo, 2 de julio de 2017

Hay un bicho en mi llavero (1997)

Nota sobre los Tamagotchis, más precisamente los hijos de los Sea Monkeys, padres de Los Sims y abuelos de la mascotita Pou. Aparecen los términos “creatidad” y “en definita”: se sospecha que el redactor estaba jugando con un Tamagotchi y en realidad quiso poner Creatividad y Definitiva.

Señoras y señores, con nosotros acaba de nacer una nueva moda en el mundo de los juguetes: de alguna u otra manera, los denominados fidget spinners han pasado a ser conocidos por gran parte de la gente. Por haberlo vistos en los medios o en la calle, rápidamente se han vuelto populares al extremo. Semejante juguete, el cual no es para nada barato, es comprado por muchísimos padres y chicos sin siquiera saber muy bien para qué serviría o qué van a hacer el día que pierda la gracia de estar de moda. Además de no conocerse su exacta función, el juguetito despierta polémicas en colegios e institución es educativas y genera que maestros, psicólogos, psicopedagogos, filósofos, etc sean llamados a explicar este fenómeno. La indignación para muchos es enorme, pero no todos están teniendo presente que hace 20 años polémicas muy similares se estaban dando debido a la llegada de otro juguete que se volvió mítico con el tiempo: los famosos Tamagotchis. En esta nota de Para Ti de 1997 se describe una radiografía completa sobre este curioso aparatito, y las similitudes con los spinners aparecen en varios puntos: hay más detractores que defensores, que provoca distracción a la hora de clase, que les anula la “creatidad” (deben haber querido escribir “creatividad”), que los vuelve muy dependientes, que los chicos son más inteligentes que los grandes y saben que es sólo un juguete y no más que eso, que se ponen ansiosos por comprarlo y se aburren rápidamente, que son prohibidos en escuelas y que se venden en cantidades industriales. A su vez aún hay cosas que con estos aparatitos sí ocurrieron y es más difícil que pase en la actualidad: que se desarrolle un capítulo completo de Chiquititas dedicado a ellos, por ejemplo. Seguramente, entre las grandes obras y disertaciones hechas por Jaime Barylko jamás anotaron su opinión sobre los Tamagotchis, pero a pedido de la revista de cabecera de Coti Nosiglia (alias Boluda Total) dio un contundente veredicto que bien podría adaptarse a los actuales celulares. Justamente ellos fueron los encargados de “resucitar” (un término que a la directora del colegio religioso Jesús María no le gustaría escuchar) el juego por medio de aplicaciones que emulan su estilo o bien lo copiaron con otro nombre. Al momento de la publicación de la nota, el Tamagotchi tenía apenas 1 año de vida junto a los humanos: nació en 1996 de la mano de Aki maita y su nombre deriva de las japonesas “tamago” (huevo) y “wotchi” (reloj). En esta especie de cápsula-llavero había una pequeña pantallita de LCD donde aparecía un personaje (podía ser un pato, un conejo, un gato, un robot o inclusive algo parecido a un humano) al que se le podía dar de comer, enseñarle trucos, cuidarlo para que no enferme, alimentarlo y por supuesto jugar mucho con él para que no muera de aburrimiento: “El verdadero es el que nunca se muere”, sabía decirse en sus publicidades televisivas en canales infantiles, al igual que las ventajas de que se trataba de una mascota que no dejaba desechos ni costaba alimentarla, salvo el gasto de unas pilas. A pesar de muchos esfuerzos, gran parte de ellos perecían y ya no servían más: una crucecita cristiana (otro horror de los colegios religiosos) aparecía en la pantalla indefinidamente. Recuerdo alguna vez haber encontrado enterrado en la tierra un aparatito de éstos con la lúgubre imagen de la lápida de la pobre mascota. La moda en el país no fue más allá de 2001, pero en su Japón natal continuó hasta la actualidad de miles de formas: versiones mini, a colores, aptas para conectarse con otro Tamagotchi, especiales de series animadas (como Digimon), adaptaciones para Game Boy, Nintendo DS y Wii… hasta se hizo una película sobre ellos en 2007! Y metiéndonos en el mundo del merchandising obviamente hubo figuritas, cd´s musicales, serie de televisión, peluches, agendas y mil cosas más. A ello se le pueden sumar las muchas imitaciones que existieron fuera de los oficiales comercializados por Bandai (creadores también de los juguetes de los Power Rangers, Dragon Ball, Ben 10, Sailor Moon y Thundercats) y páginas de aficionados dedicadas a funcionar como “cementerio virtual” de los bichos. Locuras que los desarrolladores de los Sea Monkeys (también nombrados en la nota) ni se hubieran imaginado pero que si hubieran estado disponibles en su tiempo lo hubieran hecho sin ninguna culpa. En fin, este tan bizarro juguetito electrónico japonés alguna vez fue tema de debate nacional y pasó a la estantería de los juguetes de moda, como alguna vez supo ocupar el trompo, las balitas, el diábolo o el tiki-taka. Será cuestión de tiempo para que los spinners se trasladen allí también, girando y girando sin parar…   

Los Fidget Spinners en primera persona. Tener uno de ellos en la mano (o mejor aún, varios de ellos) resulta algo simpático pero hasta por ahí nomás. Los hay con luces y sonido, como cajita musical. Cuestan fortunas en la calle y también en Mercado Libre, donde da pelea junto a Tamagotchis nuevos y viejos y Sea Monkeys sin abrir…

sábado, 1 de julio de 2017

Semana dulce, plata dulce (1992)

 Ya estamos en Julio, y comienza el inefable período Semana/Quincena/Mes de la Dulzura. Muchos buscarán de lo más económico que tengan a mano, muchos otros harán un esfuerzo para quedar bien y muchos más ni siquiera tienen presente la fecha. Los locales dedicados a la venta de estas golosinas se vienen preparando hace rato y para ello las empresas vienen desde hace rato ofreciendo qué tipo de productos son convenientes para vender y qué novedades serán un suceso en ventas. Además, con el paso del tiempo los catálogos de productos para kiosqueros y almaceneros son el más fiel legado de lo que se puede reflejar en alguna época golosinera en especial. En esta oportunidad nos adentramos a este coqueto boletín de Arcor de hace exactamente 25 años: Julio del 92. 


La principal novedad que nos pega de lleno en la cara son los históricos y tan añorados chicles DinOvo. De esta forma no sólo se confirma su fecha de llegada a la Argentina sino que también se aclara algo que increíblemente mucha gente se pregunta: qué relación había entre un chicle y un dinosaurio? Justamente porque eran huevos de dinos! Eso también puede ayudarnos a pensar por qué nunca más se fabricaron: evidentemente se acabó el lote arqueológico que se encontró Arcor…


Los desajustes de diseño eran una constante en esa época: las fotografías eran de buena calidad y a todo color, pero da la sensación que están descentradas o fuera de lugar. En consecuencia, los productos Godet (con flamante logo) casi ni se ven. Aparece tanto el cacao de la marca antes nombrada como el de Gody. Muy probablemente ambos hayan mutado en el actual Arcoa. Hace su aparición la barra de chocolate Toy´s: así es, la marca hoy conocida por sus huevos con sorpresas de dudosa calidad comenzó siendo una “golosina rock”, aunque hay que reconocer que en estos últimos años volvieron a salir chocolatines con ese nombre. Pueden apreciarse joyas del pasado como los logos antiguos de las Mogul o los Butter Toffes, y ni hablar de la superrecontra mítica lata de masitas danesas…. Hay toda una generación traumada por no haber encontrado nunca una galletita de ésas, sino puros botones o hilos.

Pero sin dudas lo que nos parte la cabeza es la curiosísima editorial de Arcor que se asoma a la derecha: comienza siendo una bienvenida clásica en este tipo de publicaciones pero de a poco se va cebando y termina haciendo una defensa acérrima del 1 a 1 y critica duramente a la hiperinflación sin nombrarla. Habría que ver cuántos consumidores retiene Arcor si publica ahora una defensa tan enfática de las políticas del menemismo…


Para finalizar, nos damos el gusto de volver a ver los logos clásicos de Vocación y Godet, que en esa década iban a desaparecer sin dejar rastro. Cofler repetía una estrategia hecha por varios fabricantes de chocolate en esa época: vender la variedad nacional pero también generaba una tanda de importados premium. Otra perlita valiosa es la aparición del desconocido Candy Coco: este producto con un nombre tan cool para la época no es otra cosa que la reversión noventera del histórico Bauty, que por ese entonces había dejado de existir. Y nuevamente nos refriegan en la cara que los huevitos DinOvo podían conseguirse en cualquier lado al insultante precio de… 5 centavos. Un cachetazo noventoso y culinario que sinceramente nos dejó con los ojos demasiado empachados… 


viernes, 30 de junio de 2017

El buen gusto de Blem (2001)


Impresiona cómo las modas que se van dando en la manera de hacer publicidad ocasionan campañas que años antes se hubieran considerado desubicadamente inapropiadas para determinado producto. Marcas que durante años vendían sus artículos de manera amena y conservadora en los últimos años se dedicaron a lanzar avisos grotescos y bizarros para conseguir quedar en la mente de los consumidores. Si no, miren esta súper sobria y correcta publicidad de Blem del año 2001. Un estilo bien clásico totalmente lejos de su estado actual, donde gracias a su comercial dedicado al buen y mal gusto ya somos muchos los que tenemos la cabeza quemada con frases kistch como "Acaso son ilegales los pisos floreados??"